Colecciones

Los rectores del Real Seminario recurrieron, fundamentalmente a lo largo del período que va desde 1776 a 1892, a los centros neurálgicos europeos de producción y comercialización de instrumental científico para equipar las instalaciones bergaresas. Efectivamente, fue en Londres, Berlín y sobre todo en París donde se adquirieron los amplios y completos grupos de piezas científicas de alta calidad y modernidad con los que conformar los laboratorios de química, física y ciencias naturales, la colección de modelos de anatomía humana o el equipamiento del observatorio meteorológico. Todos estos materiales traísdos a Bergara, al Real Seminario, eran valiosísimos instrumentos y especímenes con los que cultivar la ciencia, y también con los que enseñarla.