Qué ver, hacer, disfrutar

La visita a Bergara es completamente modulable. Partiendo de una experiencia tranquila -un suave paseo por las calles viejas, relajarse en los jardines, disfrutar del Anillo Verde...- podemos llegar hasta el deporte extremo - subida a Gorla, BBT, piraguismo, rocódromo...-. La intensidad será la que el momento requiera o la que cada cual necesite. Visitas guiadas, exposiciones, pintxo-pote, una vuelta por el monte, cine-club... el paso que nos lleva de ver y participar a vivir con intensidad es pequeño y el agradable ambiente de Bergara contribuye a ello enseguida.
Estando en el Pais Vasco no podemos dejar de mencionar la gastronomía. En Bergara los bares y restaurantes están bien representados y cuenta también con opciones para conocer la alta gastronomía.
Las especialidades propias y exclusivas las encontramos en la repostería tradicional, artesana que sigue produciento en la Parte Vieja de la villa unos dulces, los rellenos y los tostones, que harán felices a las golosas y golosos.

Bergara es un lugar inmejorable para ver, participar y experimentar. Tanto si se busca una etapa como si se busca un destino final Bergara merece la pena.